El desfibrilador, el dispositivo que despierta el corazón

Un desfibrilador es una máquina que proporciona una descarga eléctrica en nuestro organismo con el fin de restablecer el funcionamiento normal del corazón cuando se dan condiciones que amenazan la vida. En este artículo te explico cómo funciona y los modelos más comunes.

En ocasiones se pueden dar ciertas circunstancias que afectan al funcionamiento del corazon: arritmias, taquicardias y, por supuesto, la fibrilación ventricular. Se produce fibrilación ventricular cuando las fibras musculares del orazón sufren contracciones repentinas y caóticas.

La utilización generalizada del desfibriladory su enorme eficacia han resultado piezas básicas para salvar millones de vidas.

El desarrollo del desfibrilador

Hoy en día estos aparatos son una herramienta esencial en el equipo de primeros auxilios de cualquier ambulancia. Cada día es más frecuente su presencia en lugares públicos y centros de trabajo.

Pero en realidad los primeros prototipos de desfibriladores aparecen a final del siglo XIX aunque no es hasta mediados del siglo XX cuando se aplica por vez primera en seres humanos. Inicialmente con escaso éxito y necesidad de cirugía posterior.

Rápidamente fue perfeccionándose gracias al éxito de dos elementos clave: la aplicación con paletas externas y el establecimiento del tiempo e intensidad de la descarga.

Los posteriores avances permitieron la fabricación de aparatos más transportables capaces de medir el tipo de descarga necesaria en cada caso.

¿Qué tipos de desfibriladores existen?

Existen básicamente 4 tipos de desfibrilador:

  1. Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA)
  2. (DEA) Desfibrilador Externo Automático
  3. (DCI) Desfibrilador Cardioversor Implantable
  4. Desfibrilador Usable (WCD,  Wearable Cardioverter Defibrillator en sus siglas inglesas)

1. Unidades de Soporte Vital Avanzado (SVA)

Son los dispositivos utilizados en hospitales y ambulancias. Se trata de aparatos sofisticados que permiten al profesional monitorizar el ritmo cardiaco. También puede intervenir si es necesario con una recomendación de descarga en función de las necesidades del paciente.

Suelen incorporar funciones extra como el chequeo de la presión arterial, los niveles de dióxido de carbono, la temperatura corporal, etc… de manera que se pueda pronosticar el riesgo real de un infarto.

dibujo de un Desfibrilador SVA

2. Desfibrilador externo automatizado (DEA)

Se trata de desfibriladores mucho más sencillos y son manejables incluso por personal con conocimientos básicos. Tienen la ventaja de la sencillez y automatización.

La desventaja es que no tratan todos los tipos de arritmia y de que necesitan cierta cantidad de tiempo (segundos, eso sí) en hacer una evaluación del estado del paciente.

El desfibrilador analiza el ritmo del corazón y da indicaciones sobre la potencia y duración de la descarga a administrar o, incluso, haciéndolo de forma automática.

Este tipo de desfibrilador es el que podremos encontrar en lugares públicos y en espacios de trabajo. Aunque su utilización sólo requiere unos conocimientos mínimos, ya que la propia máquina nos va guiando en su manejo, es interesante conocer cómo funcionan:

  • Se enciende el aparato
  • Se colocan los electrodos en el torso desnudo de la persona afectada (sin ropa ni joyas).
  • El desfibrilador interpreta el ritmo cardiaco y nos irá dando las instrucciones a seguir.
  • Si el resultado es que hace falta una descarga, el aparato se carga automáticamente e indica cuándo debes pulsar el botón de descarga
  • Se aprieta el botón de reanimación para hacer reaccionar al corazón.

Puedes ampliar información sobre el desfibrilador y cómo funciona: AQUI

 

3. Los desfibriladores cardioversores implantables (DCI)

En este caso se colocan sobre el tórax del paciente en los casos en haya riesgo de muerte súbita ya que detectan las arritmias así como cualquier latido anómalo y envían una señal al desfibrilador, que provoca la descarga eléctrica sobre el corazón restituyendo su normalidad.

Esquema desfibrilador DCI

Su implantación en el cuerpo del paciente requiere de intervención quirúrgica y debe ser llevado a cabo por un profesional médicos.

El proceso, no exento de dificultades ya que se realiza introduciendo los cables hasta el corazón a través de una vena, suele tardar entre 2 y 3 horas.

Este tipo de aparato precisa de una monitorización periódica a fin de:

  • Verificar el correcto funcionamiento
  • Número de descargas efectuadas
  • Nivel de carga de las baterías

4. Desfibriladores usables (WCD)

Este tipo de desfibrilador es el que se implanta en pacientes con riesgo de muerte a corto plazo, pero sobre los que no se puede implantar un dispositivo DCI.

Este desfibrilador permite al paciente llevar una vida normal.

Su implantación no es invasiva ya que consiste en un chaleco ligero que se colocará bajo la ropa y un monitor, adosado a la cintura o a la muñeca, que registra el ritmo (o la arritmia) del corazón.

En caso de anomalías cardiacas el dispositivo es capaz de generar en un periodo muy corto de tiempo el impulso eléctrico necesario para restablecer la normalidad.

Además del desfibrilador, puedes leer sobre…

Chaleco para adelgazar y fortalecerse

¿Conoces el chaleco de estimulación muscular?

Todo sobre el colesterol

Alimentos que curan 

Los suplementos dietéticos

Beneficios del omega 3

El chocolate, un aliado del corazón

Todos los consejos en Consejos de Salud

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aqui  🙂 es mucho más cómodo.
Votación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *