Cómo dejar de fumar: Aquí tienes toda la ayuda

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

Si has hecho la búsqueda “ cómo dejar de fumar ” y has llegada hasta aquí, enhorabuena, es el primer paso para eliminar de tu vida un hábito tremendamente dañino: dañino para tu salud, dañino para la salud de los que te rodean y dañino para tu bolsillo.

No voy a extenderme aquí sobre los efectos negativos del tabaco ya que si te has hecho el propósito de dejarlo ya los conoces. Además, cada cual tiene sus propios motivos y cada cual debe encontrar su momento.

Lo que te quiero explicar aquí es cuáles son los distintos tratamientos que hay y un listado de consejos que a mi me sirvieron enormemente en su día, ya que también fuí fumadora. El primero de ellos es, sin duda:

Si quieres puedes, los beneficios son ilimitados

Cómo dejar de fumar

Para dejar de fumar hay tres formas distintas:

  • 1. Con tratamientos sustitutivos de la nicotina
  • 2. Con tratamientos farmacológicos
  • 3. Dejar de fumar sin tratamiento

La elección de uno u otro depende mucho del grado de adicción y de cómo haya afectado a nuestra salud el tabaquismo.

El grado máximo de adicción, y por tanto, el que mayor ayuda médica va a precisar, viene definido si tienes estos síntomas:

  • Si consumes más de una cajetilla diaria
  • Si no puedes dejarlo ni en caso de enfermedad
  • Si fumar es la primera y la última actividad del día
  • Si te despiertas en ocasiones para fumar
  • Si ante la ausencia del tabaco acusas mal humor y un aumento del nerviosismo.

1. Tratamientos sustitutivos de la nicotina

chica rompiendo un cigarrillo, cómo dejar de fumar

Estos tratamientos buscan ir eliminando la dependencia de la nicotina de forma paulatina. La siguen suministrando al cuerpo pero en menor cantidad y de otras formas menos perjudiciales ya que no incluyen los otros componentes del tabaco, como son el alquitrán, los pesticidas, el amoniaco y tantos otros componentes nocivos.

Los tratamientos sustitutivos de nicotina no son una opción drástica. Son tratamientos de entre 2 y 4 meses de duración y no especialmente baratos, pero si han demostrado su efectividad en multitud de casos. ¿Cuales son?

Básicamente son cuatro:

1. Los Chicles con nicotina

Liberan la dosis de nicotina tras un masticado suave y lento. Se pueden utilizar cuando se siente la necesidad de fumar. Poco a poco sustituyen a la necesidad de encender un cigarrillo.

Pueden tener efectos secundarios los primeros días (nauseas, mareos, etc) que tienden a desaparecer en los días sucesivos.

2. Pastillas para dejar de fumar

Su funcionamiento es el mismo que el de los chicles, con la “pega” de que hay que estar pendiente del momento de la toma. Pueden tener importantes efectos secundarios pero son eficaces.

3. Parches con nicotina

La forma de actuar de los parches es suministrando a través de la piel una cantidad de nicotina suficiente para que el cuerpo supere la abstinencia.

Normalmente se trata de apósitos de uso diario, con dosis más altas al inicio que se irán rebajando a medida que se vaya avanzando en el tratamiento.

4. El Spray nasal

La administración de nicotina por vía nasal es súper rápida pero también constituye uno de los tratamientos menos aconsejables desde mi punto de vista. Esa forma de administrar la nicotina debe estar especialmente bien controlada por especialistas ya que puede derivar, incluso, en sobredosis.

2. Tratamientos farmacológicos

Son aquellos recetados por profesionales médicos. Usarlos suponen asumir las responsabilidades que implica la toma de cualquier medicamento:

  • el compromiso de tomar la dosis prescrita en su momento adecuado
  • atender a las posibles contraindicaciones
  • supeditar su consumo a la supervisión de un especialista.

Los dos fármacos más populares son la Vareniclina y el Bupropión.

La vereniclina

Actúa sobre los neuro receptores de la nicotina. Es decir, hace que la nicotina no encuentre los receptores adecuados en el cerebro y, por tanto, reduce sus posibilidades de proporcionarnos placer al fumar.

El Bupropión

El bupropión, sin embargo, funciona dentro del sistema nervioso. Es un antidepresivo que lo que hace es paliar la ansiedad y los síntomas de la abstinencia que tenemos al dejar de fumar. Es decir, ayuda a hacer más llevadero el tránsito de fumador a no-fumador.

Ambos medicamentos pueden tener efectos secundarios y es importante estar al tanto de ellos ya que pueden comportar nauseas o dolor de cabeza.

En el caso de bupropión no debe consumirse si se padece o se ha padecido enfermedad bipolar, anorexia o alcoholismo.

Al hablar sobre productos sujetos a prescripción médica es mi obligación recomendaros la asistencia a especialistas ya que la información que yo puedo dar no pretende, en ningún caso, sustituir a las recomendaciones de un médico, la única voz autorizada para recomendar o no el uso de estos medicamentos.

3. Dejar de fumar sin tratamiento:  Mis consejos

Te ofrezco aquí una serie de consejos que a mi me sirvieron para dejar de fumar con éxito. Son muy sencillos.

Es muy importante interiorizarlos porque, además, si consigues dejar este hábito tan autodestructivo sin necesidad de tratamientos externos, reforzarás la confianza en ti mismo y eso te alentará a no volver a ello.

1. Pon una fecha para dejar de fumar

Escoge un día para dejarlo. Parece un contrasentido pero es mucho más fácil dejarlo de golpe que ir haciéndolo paulatinamente. Seguro que recuerdas tus intentos previos, la vuelta a la adicción siempre empieza por un primer cigarrillo.

2. Díselo a todo el mundo

Dile a todas las personas que conozcas: Desde hoy: “ya no fumo”. Te ayudará a reafirmarte y a conseguir el apoyo de tu colectivo. También te impedirá volver a fumar, aunque solo sea por vergüenza torera.

3.  Piensa en positivo

Cuando flaquees recuerda que lo que has hecho es lo mejor. Y mejor hoy que mañana.

4. Cambia tus hábitos

Empieza a hacer ejercicio, ahora puedes. Te asombrará la respuesta de tu cuerpo. Una cosa que más llamó mi atención cuando dejé de fumar es que podía correr fácilmente para coger el autobús sin ahogarme.

Tu cuerpo responde rápido cuando lo cuidas pero no tengas prisa, empieza con metas pequeñas y ve subiendo.

5. Bebe líquidos

El agua hidrata tu organismo y ayuda a limpiarlo

6. Evita el alcohol

La mayoría de las veces el alcohol y el tabaco van unidos. Se suelen tomar a la vez. Por otro lado, cuando se bebe alcohol, la fuerza de voluntad disminuye.

7. Ahorra el dinero del tabaco

Esta es una buena medida. Guarda el dinero que no te gastas en tabaco. Hazlo durante el primer año y luego cómprate un capricho especial, algo que te recuerde que pudiste comprarlo con un dinero que te hubieras gastado en tabaco.

Otras formas para dejar de fumar

Existen otros métodos para dejar de fumar que, aunque no se apoyan en estrictos principios científicos, han ayudado a mucha gente bien por su “efecto placebo”. La razón es que la sugestión ha reforzado la confianza que necesitaban para ello.

Son muchos los métodos: desde grapas en las orejas, acupuntura, homeopatía etc

Solo te aconsejo una cosa: ten cuidado de las curaciones “milagrosas”. Casi siempre hay una motivación económica por medio.

Consejo final para dejar de fumar

No necesitas excusas: conoces cómo afecta a tu salud, a la de la gente que te rodea, el dinero que te cuesta. La balanza está clara.

Cada día que pasa es un día más cerca de conseguirlo. La parte más difícil suele ser la primera semana pero cada día que te acuestas sin haber vuelto a fumar, más lejos estarás de sentir que lo necesitas.

Sobretodo: siéntete orgulloso de la decisión. Es la correcta.

Puedes ampliar información Aqui.

Además de cómo dejar de fumar, puedes leer…

Dejar de fumar engorda, pero recuperas el peso enseguida

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aquí,  🙂 es mucho más cómodo.   
Votación de los lectores
[Total:4    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

Comentarios en “Cómo dejar de fumar: Aquí tienes toda la ayuda

  1. JAUME LLAGOSTERA BARENYS

    Demasiado simplista y pretencioso el artículo.
    Las ayudas farmacológicas tienen demasiados efectos secundarios que se añaden al propio malestar de desintoxicación.
    Apagar un fuego poniendo gasolina como son los sustitutos de nicotina es un error. A fin de cuentas, después de 10 días has eliminado la nicotina física del cuerpo.
    Dejar de fumar es más una cuestión de actitud y de herramientas psicológicas, principalmente de motivación.
    El artículo podría ser un buen comienzo, pero el título de éste es muy pretencioso, al igual que la primera frase del mismo también.
    Todo esto dicho con el cariño que le tengo a este blog y que sigo siempre, porque la veo muy interesante.
    ¡¡¡ GRACIAS POR SER Y ESTAR ¡¡¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *