Comer en el trabajo: Consejos FUNDAMENTALES

Comer en el trabajo, aunque no lo creas, es una de las mejores opciones para almorzar- Más saludable que comer fuera y mucho más barato. Si sigues estos consejos vas a poder disfrutar de tu comida tanto como si comieras en tu propia casa ¡y mejor que en un restaurante!

Al cocinar tu propia comida controlas las ingredientes y la manera de cocinar. De esta manera te evitas grasas saturadas, azúcares añadidos y otros elementos químicos como conservantes y potenciadores de sabor.

Sin embargo, llevarse la comida al trabajo (a la oficina, al taller o al parque) exige unas medidas de higiene y de conservación y manipulación de alimentos. No se trata solo de extender una servilleta y empezar a comer. Aquí tienes unos consejos fundamentales que debes tener en cuenta para poder comer en el trabajo y que sea una buena experiencia.

Consejos para comer en el trabajo

chica comiendo un ratón, comer en el trabajo

Las Condiciones mínimas que se han de cumplir para comer en el trabajo

Tienes que tener unas mínimas condiciones exigibles: una nevera, un microondas y un espacio para limpiar las fiambreras y los cubiertos. Las oficinas suelen tener comedores para ello, pero esto no siempre pasa en los talleres y/o fábricas. Si no es así, puedes exigirlo, ya que todas las empresas están obligadas por ley, en España, a habilitar un espacio para que coman sus empleados.

Desinfecta tu sitio de trabajo antes de comer

¿Sabías que en las mesas de trabajo que también se usan para comer tienen más bacterias fecales que un baño? Cuesta creerlo, pero es verdad, existen varios estudios que hablan sobre ello.

Los restos de comida se mezclan con el material de oficina y la suciedad propia de cualquier actividad. Y no digamos si trabajas en en taller.

Por ello es fundamental limpiar el sitio donde vayamos a comer antes y después del almuerzo. Si no limpian tu sitio a diario, no dudes en usar una toallita desinfectante para tu mesa y usar una servilleta de papel como mantel.

Si tienes la suerte de disponer de un comedor, asegúrate de dejarlo todo limpio antes de abandonarlo.

Conservación de los alimentos en el sitio de trabajo

Te aconsejo que veas este vídeo:

La nevera es el elemento fundamental, pues en ella se guarda la comida cocinada. Necesitas guardar los alimentos en frío, porque, de lo contrario, en 2 horas puede estropearse la comida que llevas.

Por otro lado, para una mejor conservación de la comida, es mejor no someterla a cambios de temperatura. Por ello, si cocinas por la noche, guarda la comida del día siguiente e un tupper (o envase de plástico) que cierre herméticamente. De esta manera los alimentos no se secan ni reciben contaminaciones exteriores.

Si te llevas la comida al trabajo en una bolsa isotérmica y la metes en la nevera nada más llegar, te aseguras que tu almuerzo esté en las mejores condiciones, tanto de sabor, textura y olor como en buen estado.

¿Y qué hacemos con los alimentos frescos?

Las ensaladas y las piezas de fruta merecen atención aparte. No solo son unos alimentos ideales para comer en el trabajo. También es importante que los sepas conservar y tratar.

Por ejemplo, las ensaladas es importante que las prepares en el lugar de trabajo. Si las llevas aliñadas ya de casa, el aliño puede estropear fácilmente el sabor de los ingredientes.

Lleva los alimentos lavados y en un envase bien cerrado. 2 horas antes de comer, sácalo de la nevera. En el momento de comer aliña la ensalada. Verás como el resultado no tiene nada que ver.

De igual manera no es aconsejable llevar la fruta pelada y cortada. Los nutrientes y el sabor no es el mismo que cuando la cortas para comerla en el momento.

Cómo usar el microondas en el trabajo

Este gran aliado en la cocina hay que usarlo correctamente, porque también influye en el resultado. En el puesto de trabajo se usa, sobre todo para recalentar la comida.

Pero hay que usarlo correctamente, de lo contrario se corre el riesgo de resecar los alimentos e incluso estropear la comida.

Para evitarlo lo mejor es usar la opción de potencia media o incluso baja y alargar el periodo de recalentamiento. Es mejor calentar un alimento a 650 vatios durante dos minutos antes que hacerlo a “1.200 vatios durante 60 segundos.

En caso de que, antes de meter la comida en el micoondas, la veas muy seca, puedes añadir un poco de agua en el momento. De esta forma se evapora al calentarse y evita mayores pérdidas de líquido.

Debemos asegurarnos de que todos los alimentos están debidamente escurridos, aunque no resecos, y que soportarán bien el recalentamiento en el microondas de la oficina.

Consejo extra: Si puedes abre las ventanas de tu sitio de trabajo mientras calientas la comida. De lo contrario los olores que desprende la comida, pueden acompañarte toda la tarde.

Además Consejos para comer en el trabajo, te recomiendo..

La buena alimentación o el Mood Food

Los alimentos saludables que componen una dieta sana

Beneficios de Comer Bien

En qué consiste el movimiento slow food

Consejos para Comer Verdura

Cómo eliminar la ansiedad por la comida

Luchemos contra el desperdicio de comida

La comida vegetariana

Comida para Adelgazar Online

Beneficios de comer ensalada

Dieta Sana para Comer en la oficina

Porqué es importante comer sano

¡Es muy fácil comer sano!

Todos los consejos en Consejos de Salud

Si quieres conocer más consejos sobre una buena alimentación y sus beneficios, te recomiendo que visites: Alimentación Saludable

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aquí 🙂 es mucho más cómodo
Votación de los lectores
[Total:2    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *