El sudor, ¿molesto o necesario?

Todos sabemos lo que es el sudor, la mayor parte del tiempo porque nos dedicamos a combatirlo, sin embargo ¿sabías que la sudoración forma parte de un proceso natural de lo más saludable que, entre otras cosas, permite mantener una buena temperatura en el interior del organismo?

Por lo general nos incomoda ya que deja un rastro muy reconocible que interpretamos como poco estético y porque puede evidenciar un estado de ánimo tenso o, de alguna forma, comprometedor.

Conocer un poco más a cerca de su naturaleza y función puede ayudarnos a reconciliarnos con él.

¿En qué consiste el sudor?

El sudor es ese líquido acuoso que el cuerpo libera a través de los poros de la piel en determinadas circunstancias.

Efecto del sudor

Se compone básicamente de agua aunque también contiene otros elementos como la proteína o grasa.

Es un fenómeno inconsciente, podríamos llamarlo autónomo, regulado por nuestro sistema nervioso. Nosotros no podemos decidir transpirar o dejar de hacerlo.

Lo producen las glándulas sudoríparas que son “micro-tubos” localizados por toda nuestra piel, con salida al exterior a través de los poros.

Estas glándulas son un poco más complejas de lo que parece ya que en unos casos responden sólo a determinados estímulos (estrés, nerviosismo, miedo…) y se localizan en sitios muy puntuales del cuerpo (axilas, las palmas de la mano etc) y en otros forman parte del proceso de regulación térmica del organismo.

El sudor habitual de los días de calor no es más que la respuesta del organismo ante la subida de la temperatura interna. Por la evacuación de líquidos se consigue que esta descienda y el cuerpo se mantenga más fresco.


Icono CorazonHay un ejemplo muy conocido con el que resulta fácil entenderlo: el “mecanismo del botijo”.

El agua que se contiene en un botijo se mantiene fresca porque las propiedades de la cerámica permiten que el agua que alcanza elevadas temperaturas se evapore a través de sus poros, quedando en el interior solo agua fresca.


Tipos de sudor

Según el tipo de glándula sudorípara que lo produzca, el sudor tiene dos orígenes:

  1. Sudor producido por las glándulas apocrinas
  2. Sudor producido por las glándulas ecrinas

1. Las glándulas apocrinas.

Las tenemos localizadas en puntos concretos de nuestra fisonomía como en las axilas, el pubis etc.

Generan un sudor que responde a determinados estímulos como son la tensión nerviosa, el ejercicio físico, el dolor o la excitación sexual.

Estas glándulas empiezan a desarrollarse con la llegada de la pubertad y son responsables de un tipo de sudor que puede ir asociado a mal olor ya que, junto con agua, eliminan sebo.

Se trata también de las glándulas que tienen como función la secreción de feromonas (las hormonas olfativas, no exclusivas del ser humano, que buscan la atracción del sexo opuesto).

2. Las glándulas ecrinas

Las encontramos repartidas por toda la superficie de la piel de forma masiva (más de 600 glándulas por centímetro cuadrado).

Glándula Ecrina

Se componen de un 99% de agua.

Tienen dos funciones importantes para el organismo:

  • Regulan la temperatura interna (termorregulación) eliminando a través del agua el exceso de temperatura.
  • Proveen de humedad a la piel con lo que aportan flexibilidad y retrasan el envejecimiento.

A través de las glándulas ecrinas se eliminan vatios litros de agua diariamente, con lo que es importante reponerla.

La sudoración natural ayuda, además, a eliminar toxinas y es una parte importantísima de los tratamientos de belleza.

¿Puede la sudoración ser también un problema?. La hiperhidrosis

Cuando el cuerpo suda en exceso se produce un fenómeno llamado hiperhidrosis.

Se trata de una sudoración muy intensa que, dependiendo del grado, puede resultar desde algo incómoda a profundamente desagradable.

La hiperhidrosis puede ser la manifestación de otras dolencias, desde depresión y ansiedad a hipertiroidismo.

Es muy común durante la menopausia, en especial durante la noche, debido al aumento de la temperatura corporal que provocan los sofocos.

Su tratamiento se basa en dos tipos de técnicas:

  1. Técnicas de “bloqueo”. Aunque existen diversas modalidades (microondas, cremas antitranspirantes, botox…) todas ellas tienen como objetivo el bloqueo de los poros para evitar el acceso al exterior del sudor.
  2. Tratamientos medicinales. Estos actúan sobre las sustancias que producen el sudor como la acetilcolina

El sudor y el mal olor

La transpiración en sí misma no genera mal olor. El “olor a sudor” lo producen las bacterias al descomponerse en contacto con este líquido. Solo la higiene, tanto corporal como de la ropa, puede evitar este problema.

La concepción del sudor en países asiáticos

Hay un caso que desde nuestro punto de vista occidental puede parecer curioso.

Mientras en nuestro caso dedicamos esfuerzos y dinero en tratar de ocultar la transpiración considerándola especialmente incómoda en áreas visibles de la ropa como las axilas, con el miedo añadido de que alguien puede pensar que se trata de un problema de falta de higiene o una fuente de mal olor, en otros países ocurre todo lo contrario.

Ese es el caso de China, donde transpirar se considera una forma de eliminar toxinas, un proceso que mejora la memoria y la salud de la piel, nunca un problema.

Hay una característica física añadida, los chino no tienen los problemas de olor corporal derivados del sudor que sí tenemos en occidente ya que poseen un gen que evita el olor proveniente de la zona de las axilas.

Los estudios de mercado que realizaron empresas como Rexona para tratar de vender sus productos en este país asiática revelaron que apenas un 10% de la población utiliza desodorante, ¿por qué? porque no lo necesitan.


REFERENCIAS EXTERNAS

En este enlace encontrarás una explicación sencilla sobre “Qué es el sudor”, especialmente indicada para contárselo a los niños.

Sobre los problemas y soluciones para la excesiva sudoración he encontrado información interesante en este artículo de El Mundo.

Sobre la peculiaridad de la transpiración de los chinos y su no-uso de desodorante, recomiendo este interesante artículo de New York Times (en inglés).

Votación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.