Qué es la Glucosa y cómo la almacenamos y usamos

Cuando comemos hidratos de carbono éstos se descomponen en forma de glucosa para usarla como fuente de energía. La glucosa se almacena como glucógeno y la que no se usa se almacena en el interior de las células musculares y las células de grasa, que se encuentran fundamentalmente en la zona abdominal y en las caderas.

El cuerpo humano tiene un sistema sofisticado y muy eficiente de almacenar la energía para cuando es necesaria.

Gracias a ello, el ser humano puede estar varias semanas sin comer (no sin beber agua), tirando de estas reservas.

¿Qué es la Glucosa?

Los carbohidratos son nuestra fuente principal de energía, sirven para muchas funciones vitales, entre ellas para poder utilizar los músculos, ayudar al cerebro en sus funciones y al funcionamiento del sistema nervioso y central.

La glucosa es un azúcar simple (monosacárido) que entra en nuestro cuerpo a través de los alimentos. Durante el proceso de la digestión los alimentos con hidratos de carbono se transforman en glucosa, que es su componente más simple.

La glucosa es utilizada por el cuerpo como energía y el glucógeno es la forma en la que el cuerpo almacena glucosa. Cuando se consumen hidratos de carbono de más se almacena como grasa.

Cuando estamos en reposo, casi tosa la energía que consumimos ( el 90 %) procede de las grasas, con excepción de la energía requerida por el sistema nervioso central y los glóbulos rojos, que dependen de la glucosa sanguínea (en un 10%).

¿Dónde se almacena el glucógeno?

chica comiendo chocolate, glucosa

En nuestro cuerpo, el glucógeno se acumula en el hígado (cerca de 100-120 gr de glucógeno) y en los músculos.

Tenemos varias “despensas” donde se almacena el glucógeno:

  • El hígado sólo puede almacenar cerca de 100 g de glucógeno.
  • Los músculos pueden almacenar (aproximadamente un 1% del peso corporal)
  • En las caderas y zona abdominal (así como en el resto del cuerpo) no hay un límite de cuanta grasa se puede acumular.

El Glucógeno hepático

La glucosa almacenada en el hígado es un “regulador” de los niveles de glucosa en la sangre. Si estos niveles comienzan a bajar ( porque no has consumido alimentos o muy pocos en un periodo de tiempo), el hígado puede liberar glucosa en el flujo sanguíneo para mantener los niveles saludables.

Glucógeno muscular

El glucógeno almacenado en los músculos ( hasta 500 g) equivale a 2.000 calorías. Si pasas 1 día sin comer o has hecho mucho ejercicio, es muy fácil acabar con estas reservas. Por lo tanto cuando has acabado con la reserva de glucógeno debes  consumir carbohidratos para reponerlas.

En total, el cuerpo de un adulto guarda unos 200-300 gr de glucógeno; sin embargo, si eres deportista, es posible que tus reservas alcancen hasta 400-500 gr.

Las reservas de glucógeno del hígado son utilizadas para cubrir las necesidades de glucosa que el cuerpo pueda tener a nivel general, mientras que los depósitos de cada músculo son usados sólo para suplir las necesidades concretas de ese músculo. Por ejemplo, si sales a correr el cuerpo usará el glucógeno contenido en las piernas y no en la espalda.

El glucógeno y el ejercicio

En tan solo 15 minutos de ejercicio intenso puede agotarse en torno al 70% del glucógeno almacenado en los músculos. Se produce el agotamiento total después de 2 horas de ejercicio intenso.

Una vez agotado este glucógeno se necesitan de 48 horas para reponer el almacenamiento de glucógeno en los músculos. Pero no es la única fuente de energía. Según la intensidad y la del ejercicio, se emplean los hidratos de carbono o las grasas como principal combustible. ¿Cuando?

  • Cuanto más suave y prolongado es el ejercicio, más grasa utilizamos
  • Cuanto más intenso, más importante es la necesidad de glucógeno (a mayor cantidad de glucógeno en el músculo, mayor resistencia, lo que se traduce en un mejor rendimiento deportivo).

Influencia del ejercicio en las reservas de glucógeno y las grasas

Cuando realizamos una actividad deportiva intensa se dan 3 posibles escenarios:

  1. Nuestro cuerpo moviliza la glucosa almacenada en las reservas del hígado y del músculo para conseguir energía. La proporción de energía consumida entre grasas y glucosa sería del 50:50.
  2. A mayor intensidad, el organismo comenzará a utilizar cada vez más glucógeno, siendo el combustible más importante. La relación entre grasas y glucosa puede alcanzar cifras de 10:90.
  3. Si se sigue practicando ejercicio intenso pronto como se agotan los depósitos de glucógeno del hígado y los músculos, y si aún así se continúa haciendo ejercicio sin reponer el glucógeno, la glucosa en sangre descenderá hasta producir hipoglucemia. Esta situación puede provocar serios problemas si se mantiene. El primer síntoma es la fatiga local y central.

Si quiers ampliar información sobre otros factores que afectan al nivel de glucosa en la sangre, haz click AQUI.

Además de Qué es la Glucosa y cómo la almacenamos y usamos puedes leer sobre…

¿Que es el Índice glucémico y cómo afecta a la salud?

El cortisol y su influencia en el peso

Relación entre la Diabetes y Obesidad 

¿Es verdad que la insulina engorda?

Como desintoxicar el cuerpo del azúcar

Dieta para reponer el glucógeno

Qué es el metabolismo

Dieta para Diabéticos

Todos los consejos en Consejos de Salud

En la página Dietas para Adelgazar tienes toda la información relativa a las dietas: cómo hacerlas, sus efectos, dietas para todos, etc. ¡No te la pierdas!

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aquí,  🙂 es mucho más cómodo.   
Votación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.