La alimentación en el primer año de vida

Las comidas para bebés de 1 año tienen que cubrir todas las necesidades nutricionales de un recién nacido. Ello se consigue en la primera fase con una alimentación en exclusiva de leche (materna o maternizada). A continuación se inicia otra etapa en la que la alimentación láctea se complementa con la incorporación paulatina, y muy controlada, de diversos alimentos. Echa una ojeada a esta información más detalladamente.

Antes que nada debes tener en cuenta que, en esa primera etapa de la vida, un ser humano experimenta cambios físicos a una velocidad muy alta. Este ritmo no se va a producir a esa velocidad a partir de entonces. Para ello debes estar preparada: un bebé duplicará su peso en cuatro meses y lo multiplicará por 3 en un año. Todo un record.

Para asegurar que ese crecimiento es posible y se hace de la mejor manera, el bebé de 1 año debe tener una alimentación que cubra las necesidades nutricionales.

Comidas para bebés de 1 año, la importancia de la lactancia

La lactancia garantiza el aporte nutricional gracias a tres elementos distintos:

  1. Aporte energético suficiente. A lo largo del primer año un bebé tiene una elevada necesidad calórica. Aunque baja hasta las 84 kilocalorías diarias al cumplir el año, durante el primer mes de vida ya necesita unas 110 kc al día.
  2. Aporte proteínico. La OMS aconseja 20 gramos de proteína diaria.
  3. Hidratación. Un lactante necesita aproximadamente unos 150 ml de agua diarios.

La lactancia puede ser de dos tipos, la lactancia natural y la artificial.

comidas para bebés de un año

Lactancia natural

La lactancia natural es la mejor base de la alimentación de un bebé y, en muchas sociedades poco desarrolladas, la única garantía de que las comidas para bebés de 1 año contengan proteína de alta calidad.

Ventajas nutricionales de la Lactancia

  • Se considera que cubre todas las necesidades nutricionales durante los primeros seis meses de vida pero sigue siendo necesaria hasta los nueve y muy recomendable hasta los dieciocho.
  • Es un potente protector contra las infecciones, aporta defensas bioquímicas e importantes anticuerpos que ayudarán al bebé a protegerse.
  • Aporta lactobacilos que favorecen una flora intestinal saludable.
  • Es un alimento ESPECÍFICO para un ser humano.

Otras ventajas

  • Ayuda a crear lazos afectivos madre/hijo
  • Es aliado contra el cáncer de mama en el caso de la madre.
  • Es natural, no precisa de preparación ni de calentamiento. Ya está esterilizada y, además, es económica.

Muy importante: se debe ofrecer bajo demanda

Lactancia artificial

Si bien debe tratarse de que las comidas para bebés de 1 año sean naturales, existen circunstancias en las que debe recurrirse a su versión artificial (imposibilidad de la madre para producir leche etc).

La lactancia artificial tiene un mayor riesgo de que se sufran enfermedades intestinales ya que se puede contaminar más fácilmente que la leche materna.

Las leches “maternizadas” son leches a las que se les han añadido, agregado o modificado los componentes nutricionales para hacerlos lo más parecido posible a la leche materna.

Precauciones en la preparación de biberones con leche artificial

  1. Higiene. Es importantísimo lavarse las manos bien, así como el resto de los objetos que entran en contacto con el bebé. Especialmente el biberón (tanto el recipiente como el chupón) hay que lavarlo “a conciencia” por dentro y por fuera.
  2. Esterilización. Hervir el biberón durante unos 30 minutos para garantizar la eliminación de bacterias.

Otros alimentos para el primer año de vida del bebé

Es lo que se llama la ablactación, es decir, los alimentos que complementan la dieta de los bebés.

No sustituyen de ninguna manera la alimentación por lactancia sino que, a partir de un momento (se recomienda a los cuatro meses) se añaden algunos complementos alimenticios para que favorezcan el desarrollo físico del recién nacido y eduquen a su organismo en todas las funciones digestivas.

Esto es debido a que la producción láctea materna empieza a ser insuficiente pasado el primer trimestre de vida por dos motivos:

  1. El lactante ha crecido y necesita mayores cantidades de alimento
  2. El bebé tiene mayores necesidades energéticas, duerme menos y se mueve más.

Por otro lado, entre el mes cuatro y el sexto, el pequeño ya tiene un organismo capaz de procesar alimentos más complejos y está más protegido ante elementos externos.

Los alimentos introducidos en la ablactación:

  • Cereales. Sin gluten, por lo general disueltos en leche y enriquecidos con hierro.
  • Fruta y verdura, batida y tamizada, para conseguir un mayor aporte de vitaminas y calorías naturales.
  • Hacia el mes número siete se puede introducir en la alimentación el hígado de res y/o de aves y la yema de huevo (si no hay antecedentes familiares de alergia)
  •  En esa época se puede empezar a ofrecer el pequeño, trocitos de pan, un poco de tortilla y en general, alimentos que tengan una mayor consistencia le ayuden a sobrellevar el dolor de la aparición de los primeros dientes.
  • Hacia el final del año se introduce la legumbre que será un importante aporte de proteína de origen vegetal.
  • En el último trimestre del año los alimentos habrán ido cambiando de textura, se introducen los purés y papillas, que se van haciendo más espesos, y se empiezan a ofrecer alimentos en forma de pequeños trozos.

Las comidas para bebés de 1 año están orientadas a que, al finalizar ese periodo, el niño haya adquirido una alimentación que asegure su desarrollo. Pero no solo esto. También se busca que el bebé haya desarrollado ciertas habilidades, como dejar de comer del pecho y empezar a comer de una cuchara, o beber de un vaso…acciones encaminadas a que en el periodo siguiente casi pueden alimentarse por sí mismos.

Consejos para la correcta alimentación

Si bien la lactancia resulta un proceso alimentario bastante sencillo en el que los reflejos del bebé (buscar el pezón, succionar etc) son automáticos, cuando pasamos a la fase de ablactación conviene seguir unas normas muy importantes:

  • No perder la paciencia. Las comidas para bebés de 1 año, en esta fase, pueden resultar un tanto difíciles por la novedad y la falta de costumbre. El niño debe tener su propio tiempo para habituarse a un nuevo sabor y una nueva textura.
  • No introducir dos alimentos “nuevos” al mismo tiempo. Eso nos permitirá observar qué tal sientan en su organismo y si puede existir alguna molestia asociada a determinado alimento.
  • Cuidar las cantidades. Entre los primeros cuatro/seis días de la ablactación no ofrecer mas que una cucharadita. Esa cantidad se irá incrementando poco a poco
  • No forzar la comida ni insistir en la toma.
  • Cambiar paulatinamente la densidad del alimento para permitir la introducción de alimentos cada vez más sólidos.
  • No salar ni edulcorar los alimentos.
  • Crear rutinas. Poco a poco ir adaptando el horario de sus comidas al horario de las comidas del resto de la familia.
  • Evita cualquier alimento procesado. Cocina en casa siempre respetando estrictas normas de higiene y esterilización.
  • No guardar las sobras del plato.

Además de las comidas para bebés de 1 año, te recomiendo:

La mejor Alimentación durante la lactancia

Cómo bajar de peso después del embarazo

GUÍA completa de la Alimentación durante el embarazo

Dieta Post parto detallada día a día 

Cómo producir más leche materna

Alimentación sana para niños

Dieta para niños

La dieta de la madre afecta al niño

5 consejos sobre la gimnasia Post Parto

Bebidas deportivas: no aptas para tus hijos

Toda la información en Dietas para Bajar de Peso

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aquí 🙂 es mucho más cómodo.
Votación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.