Beneficios del yogurt para la salud infantil

El yogurt es uno de los alimentos más completos que existen. Presenta múltiples beneficios para la salud y es un alimento que suele gustar mucho a los niños. Sus cualidades lo convierten en un alimento esencial para la nutrición infantil. ¿Quieres saber por qué?

El yogur es un alimento delicioso producido por la fermentación bacteriana de la leche. Todos los tipos de yogurt son buenos, tanto si optas por el yogur griego, de frutas, desnatado, de soja u orgánico.

Sus nutrientes lo convierten en un buen alimento al aportar proteínas,  hidratos de carbono, grasas monoinsaturadas (grasas buenas) minerales y vitaminas.

El yogur es bueno para todas las edades, pero si para alguien es especialmente beneficiosos es para los niños.

niña comiendo un yogurt, beneficios del yogurt

Aporte Nutricional en 100 gramos de yogurt con leche entera:

  • Calorías 59
  • Grasas totales 0,4 g
  • Ácidos grasos saturados 0,1 g
  • Ácidos grasos poliinsaturados 0 g
  • Ácidos grasos monoinsaturados 0,1 g
  • Ácidos grasos trans 0 g
  • Colesterol:5 mg
  • Sodio: 36 mg
  • Potasio: 141 mg
  • Hidratos de carbono 3,6 g
  • Fibra alimentaria 0 g
  • Azúcares 3,2 g
  • Proteínas 10 g
  • Vitamina A: 4 IU
  • Calcio: 110 mg
  • Hierro: 0,1 mg
  • Vitamina B6: 0,1 mg
  • Vitamina B12: 0,8 µg
  • Magnesio: 11 mg

El yogurt es bueno para el desarrollo óseo de los niños

El yogurt más común es el basado en la leche de vaca. Tiene un enorme aporte de calcio: 110 mg por cada 100 gramos de yogurt el cual es fundamental para el desarrollo de unos huesos fuertes.

Las proteínas del yogurt son esenciales para el crecimiento. Son imprescindibles para un correcto funcionamiento celular y son las encargadas de formar los anticuerpos que protegen al organismo de los niños (y adultos) de las infecciones.

Además el yogur es una excelente fuente de proteínas. Presenta una ventaja adicional frente a otros alimentos como la leche y el queso: Debido a su proceso de elaboración, las  proteínas del yogur son fácilmente digeridas por los bebés y los niños.

En los niños el consumo de las proteínas del yogurt es aún más importante que en los adultos pues están en continuo crecimiento y las usan para fabricar nuevos tejidos y aumentar la masa corporal.

En el caso concreto del yogurt, sus proteínas son completas, es decir, presentan todos los aminoácidos esenciales, por ello se denominan proteínas de alta calidad.

La OMS recomienda un consumo de 20 g/día en los bebés de entre 6 y 12 meses de edad y de 14,5 y 16 gramos de proteínas al día para los niños de entre 2 y 5 años.

Los hidratos de carbono del yogurt

Con respecto a los hidratos de carbono estos están presentes en la lactosa y sacarosa del yogurt. Si se trata de yogures con frutas hay que añadirle la fructosa.

Los hidratos de carbono aportan energía. Se convierten dentro del cuerpo en glucosa, un azúcar que necesitan todas las células del organismo. Deben estar siempre presentes en la alimentación infantil.

Las vitaminas y minerales en el yogurt

Tanto las vitaminas como los minerales son indispensables para el crecimiento, pues actúan como reguladores en los procesos metabólicos del organismo.

Los minerales más importantes para el crecimiento son el hierro, el calcio y el yodo. En el yogurt el calcio y el magnesio están muy presentes.

Se digiere muy bien, lo que lo convierte en un alimento básico en la nutrición infantil.

Su método de elaboración mejora la salud digestiva de los niños

El yogur clásico se elabora con leche fermentada fresca, y se le añaden dos bacterias vivas:

  • el Lactobacillus bulgaricus
  • el Streptococus thermophilus.

Estas bacterias permiten que el yogurt se digiera mejor, entre otros beneficios adicionales. También gracias a ellas el yogurt  adquiere una textura suave, más espesa que la leche.

La causa por la que se dice que el yogurt mejora la salud digestiva es porque ambas bacterias transforman los azúcares de la leche (la lactosa) en ácido láctico. Esta acidificación da lugar a la inhibición del crecimiento de otros microorganismos que sí podrían ser dañinos, especialmente para los niños.

Gracias a este proceso, muchas personas con intolerancia a la lactosa a menudo son capaces de comer  yogur sin problemas. Lo mismo ocurre a menudo para algunas personas con una alergia a la proteína de la leche (ya sea a la caseína o al suero).

El yogur pasteurizado aunque tiene los mismos nutrientes que el yogur clásico, carece sin embargo de estas bacterias. En cambio, tiene un mayor periodo de validez y se mantiene a temperatura ambiente.

La mayoría de los pediatras recomiendan empezar a dar yogur al bebé a partir del  6º mes de edad.

Si quieres ampliar la información, puedes hacerlo en: Descubre las razones por las que el yogurt es un gran alimento para los niños.

Si quieres conocer más consejos sobre una buena alimentación y sus beneficios, te recomiendo que visites: Alimentación Saludable.

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aqui 🙂 es mucho más cómodo.
Votación de los lectores
[Total:4    Promedio:4.8/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.