Alimentación sana de los más pequeños: consejos y precauciones

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

La preocupación acerca de una alimentación saludable para niños adquiere una dimensión mucho mayor cuando tomamos conciencia de que lo que coman durante los primeros años va a influir en sus hábitos alimenticios del futuro.

Parar empezar, tres reglas importantes:

  • Una alimentación saludable para niños debe asegurar 5 comidas bien equilibradas al día, con su porcentaje adecuado de grasa, proteína e hidratos de carbono en cada una de ellas.
  • Incorporar distintos tipos de alimentos de cada grupo nutricional y educar en el consumo variado de verdura y fruta.
  • Servir las porciones adecuadas

alimentación saludable para niños

Composición de una alimentación saludable para niños

Veamos algunos ejemplos de con qué componer una dieta equilibrada para los más pequeños.

Leche y lácteos en general

De la leche obtienen todos sus necesidades nutricionales en los primeros meses de vida.

La leche es un alimento básico para los bebes y, hasta los seis meses de edad, prácticamente exclusivo.

A partir del medio año se alterna con otros alimentos que completan la alimentación y preparan a su aparato digestivo para ingestas más sólidas.

Inicialmente debe ser leche materna o maternizada. No se recomienda la leche de origen animal hasta el año de edad.

Los productos lácteos (leche, queso, yogures…) son un buen aporte de vitaminas como B12 y minerales como el calcio, tan importante para la formación de los huesos, pero también son fuente de proteínas.

Siempre y cuando el crecimiento se esté desarrollando con normalidad, no es necesario el empleo de las versiones desnatadas, al menos en los primeros dos años de edad, pero, en cualquier caso, esas versiones son únicamente bajas en grasa pero igual de ricas en vitaminas y minerales.

Eso sí, hay que prestar mucha atención a los batidos lácteos, a los yogures etc, por el posible contenido en azucares añadidos y la adición de conservantes y colorantes que no aportan nada bueno a la evolución saludable del organismo.

Te aconsejo que leas: Bebidas azucardas, por qué no debes tomarlas

Proteínas

Son un grupo nutricional importantísimo ya que ayudan al desarrollo funcional de los pequeños.

Permiten el crecimiento, la formación muscular, el desarrollo de los huesos y el correcto desarrollo del cerebro.

Las proteínas se obtienen tanto de fuentes vegetales como animales, pero en las etapas más jóvenes de desarrollo del organismo, las proteínas de origen vegetal (legumbres, por ejemplo) resultan poco completas y deben complementarse con las otras, las que encontramos en los huevos, la carne magra, el pescado, el queso…

Una alimentación saludable para niños debería incluir dos raciones de pescado a la semana, procurando que una de ellas estuviese compuesta de pescado azul, rico en ácidos grasos, tales como el atún o el salmón.

Tanto los huevos como las aves permiten una enorme variedad de platos con lo que es muy fácil incluirlos en la dieta infantil.

Carbohidratos

Siendo de digestión más pesada, muchas de las fuentes de carbohidratos como aquellas excesivamente ricas en fibra (cereales enteros o pan integral) no se suelen incluir en la dieta hasta pasado el año.

Se evitan así problemas digestivos y un exceso de sensación de saciedad que podría poner en riesgo su apetito para las siguientes tomas.

Las fuentes de carbohidratos también ofrecen muchas posibilidades: pan, pasta o arroz (preferible en sus versiones integrales que aportan una buena cantidad de fibra y una digestión muy eficaz desde el punto de vista nutricional).

La fruta y la verdura componen también una buena fuente de hidratos de carbono y se deberían suministrar varias veces al día en una  cantidad que variará en función de edad, desarrollo y actividad.

Se suelen recomendar cinco porciones diarias, entendiendo por porción el alimento que cabría en la palma de la mano del menor.

La única precaución es evitar semillas enteras o frutos secos como las nueces hasta que el pequeño cumple los cinco años, o ha aprendido a masticar correctamente el alimento, para evitar el riesgo de atragantamiento.

Grasa

Es un grupo de nutrientes que tiende a estigmatizarse.

La grasa es necesaria para el desarrollo del organismo y aporta la energía que cualquier alimentación saludable para niños debe tener.

La clave está en las proporciones, no excederse en su consumo y analizar los productos evitando el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas o aceites de difícil eliminación como el de palma.

En cualquier caso, las grasas son importantes porque colaboran en la absorción de algunas vitaminas y favorecen el sistema inmunológico.

Algunas de ellas, además, son aliadas en la correcta circulación de loa sangre (Omega-3, por ejemplo) y es por ello que deben incluirse en la dieta infantil.

Podemos encontrar grasa saludables en el pescado, en frutos secos, o en aceites como el de oliva con lo que tenemos garantizado poder encajar este nutriente en cualquiera de las tomas.

Sobre la sal y las bebidas

Si un adulto no debe exceder la cantidad de seis gramos al día de sal, en el caso de niños (entre los cuatro y los diez años), esta cantidad no debería superar los 3-5 gramos.

Cuidado con los productos envasados y los pescado ahumados, comprueba bien el etiquetado para comprobar la cantidad de sal que contienen.

Las bebidas más aconsejables para el desarrollo de un menor son la leche y el agua.

Evitar los refrescos con contenido en azúcar y las carbonatadas: no aportan salud y “maleducan” los hábitos de consumo.

Precauciones en una dieta saludable para niños

Aunque ya lo he comentado muchas veces, no está de más recalcar que el consumo de alimentos con exceso de sal, grasas “malas” y azúcares añadidos que se encuentran en la bollería industrial, en las galletas o en los productos de confitería, deben ser eliminados, o cunado menos, reducidos al mínimo, de una dieta.

Se reconoce en estos productos la principal causa de obesidad infantil en el mundo.

Mi consejo es evitar “premiar” a nuestros menores con ese tipo de alimentos para evitar la asociación de un producto malo con una idea positiva sobre él.

Además de la Alimentación sana para niños, te recomiendo:

Dieta para niños

Alimentación saludable en la adolescencia

Como una niña

Bebidas deportivas: no aptas para tus hijos

Deportes para niños: Increíbles beneficios para su salud

¡Cuidado con los dulces de Halloween!

Pedagogía en la Educación Física

Comidas para bebés de 1 año

Toda la información en Dietas para Bajar de Peso

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aquí 🙂 es mucho más cómodo.
Votación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

Comentarios en “Alimentación sana de los más pequeños: consejos y precauciones

  1. Carlos

    Interesante artículo. Tendríamos que preocuparnos mas por la alimentación de nuestros hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *