Aromaterapia, la sanación armónica

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

La Aromaterapia busca inducir a nuestro organismo hacia una sensación de bienestar físico y equilibrio anímico mediante el uso de aceites esenciales. Tiene un importante componente científico que lo avala como tratamiento para una enorme cantidad de dolencias y otro, nada desdeñable, componente psicológico.

Al hablar de aceites esenciales me refiero a la sustancia obtenida a partir de la mezcla de elementos químicos presentes en multitud de plantas y que son los que les dan sus olores característicos.

Su extracción puede ser por destilación de elementos naturales (raíces, cáscaras, semillas…) o a partir de compuestos sintéticos. Se trata de aceites muy volátiles, muy concentrados y de gran poder aromático, que no deben ser ingeridos ni aplicados directamente sobre la piel.

El uso de la aromaterapia no es nuevo sino que era ampliamente conocido desde la antigüedad. En la actualidad ha tenido un gran desarrollo en muchos países occidentales y su importancia es tal que su uso ha sido recomendado por la propia Organización Mundial de la Salud.

Se trata de un tratamiento natural por excelencia que, sin embargo, no tiene un gran reconocimiento dentro de la medicina “oficial”, mucho más orientada a un tipo de farmacia basada en productos químicos de síntesis que son mucho más potentes desde el punto de vista económico.

Lavanda, muy usada en aromaterapia

Beneficios de la aromaterapia

Los beneficios de la aromaterapia se basan en dos factores:

  1. Factores “subjetivos”, la difusión de determinados olores transmite una sensación de bienestar al cerebro con lo que colabora en la relajación de nuestro cuerpo y, por tanto, en una mejor funcionalidad de todos sus órganos.
    Los aromas agradables estimulan la memoria de situaciones agradables con lo que resultan ser, además, un elemento armonizador de enorme efecto curativo.
  2. Factores “objetivos”. Son los más claramente medibles, la introducción de determinadas sustancias en nuestro cuerpo a través de la volatilización de aceites esenciales estimula determinadas funciones curativas. El ejemplo más claro en el uso de vaporizadores de eucalipto que estimulan la apertura de la vías respiratorias.

Un aroma para cada dolencia

No todos los aromas son válidos para todas las dolencias. Existen tablas en las que se especifica la dosificación y el tipo de olor para cada una de ellas.

A modo de ejemplo, se recomienda la lavanda aplicada sobre el plexo solar para tratar la angustia, la cáscara de limón junto con otros compuestos como la canela para la arteriosclerosis, el eucalipto para la bronquitis, el espliego y el romero para el acné y la albahaca para el hipo.

Todo ello siempre partiendo de la base de una extracción científica y objetiva de sus esencias curativas.

Masaje con aromaterapia
Para que una terapia aromática sea realmente beneficiosa, los elementos que la componen debe ser de alta calidad y controlados científicamente.

Administración de la aromaterapia

La aromaterapia se puede administrar de varias maneras. Las dos más comunes son:

Por aplicación cutánea

Los aceites esenciales penetran en la piel a base de masajes específicos. En este caso la dosis correcta debe ser:

  • Adultos: 5 gotas de aceite(s) esenciales en 10 ml de aceite portador.
  • Niños: Si son menores de 5 años, 1 gota en 10 ml de aceite portador. Si son mayores de 5 años, la dosis son 2 gotas en 10 ml de aceite portador.
  • Ancianos: a criterio profesional

Por difusión en el aire, en este caso es común el uso de humidificadores especialmente diseñados para poder añadir aceite al agua.

  • Los que se calientan con vela o quemador, necesitan de 6 a 15 gotas.
  • Los humificadores eléctricos traen sus propias especificaciones.

Precauciones con los aceites esenciales

En el empleo de aceites esenciales siempre habrá que tener en cuenta una serie de precauciones ya que su utilización errónea o dosificación exagerada puede conllevar riesgos para la salud.

Las principales precauciones a tener en cuenta son:

  • No utilizar aceites esenciales en los primeros tres meses de embarazo sin supervisión de un especialista.
  • Lavarse siempre las manos después de manipularlos (por ejemplo en un masaje).
  • Un aceite esencial NUNCA se debe inyectar ni en vena ni en músculo.
  • Estar alerta ante posibles efectos alérgicos.
  • Alejar del alcance de niños.
  • No aplicar nunca en ojos, nariz u oídos, ni en zona genital ni en el ano.
  • Leer siempre la composición en la etiqueta del frasco prestando especial atención a la composición y a la fecha límite de uso.

Para más información, te recomiendo la lectura de este artículo de Consumer.

Además de leer sobre la aromaterapia, te puede interesar…

Propiedades del aceite de coco para la piel.

¿Qué es la nutricosmética?

El cosmético más barato e hidratante: El aceite de oliva

Beneficios del Aloe Vera para la salud

Limpieza facial para una piel hermosa y radiante

Trucos de belleza para la piel

Trucos de belleza para conseguir una piel hermosa y radiante. 2º Parte

Trucos de belleza para la piel

8 consejos de belleza

Belleza y Salud

Recibe las actualizaciones de Adelgazar y Salud en tu mail: Suscríbete Aqui 🙂 es mucho más cómodo.
Votación de los lectores
[Total:3    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *